martes, 11 de marzo de 2008

IMITACIONES DE LA ESCUELA DE AGUILAR

Los edificios de la escuela conocida como de Aguilar de Campoo, de Piasca, de San Andrés de Arroyo o de Rebolledo de la Torre (por ser estos algunos de sus monumentos más notables) están entre las obras más logradas de la arquitectura y la escultura románicas de finales del siglo XII. La implantación de esta escuela fue muy amplia en todo el norte de Palencia (Aguilar de Campoo, San Andrés de Arroyo, Vallespinoso, Santa Eufemia de Cozollos, Revilla de Santullán...) y en zonas limítrofes de Burgos (Rebolledo de la Torre, Las Huelgas) y Cantabria (Piasca, Las Henestrosas). Sus influencias alcanzan lugares tan alejados entre sí como Liébana, Carrión de los Condes o la ciudad de Burgos.

Esta escuela fue muy influyente sobre la producción de los maestros locales, que copian en bastantes casos los modelos "oficiales" con mayor o menor grado de éxito.

Así, por ejemplo, la característica disposición de hojas en molinete que se repite en los relieves de muchos templos de esta escuela es copiada de una forma bastante tosca, aunque no exenta de cierta gracia, en Basconcillos del Tozo.

Rebolledo de la Torre. A la derecha se puedn ver los molinetes de hojas, aunque no es el mejor ejemplo

Basconcillos del Tozo. Imitación de los molinetes de hojas

Una de las adaptaciones populares más logradas de la escuela de Aguilar es la iglesia de Villavega de Aguilar. La portada copia milimétricamente la decoración de dientes de sierra presente en San Andrés de Arroyo, Revilla de Santullán o el monasterio de Las Huelgas. Sin embargo, observándola de cerca se descubre que el escultor ha añadido un toque de originalidad decorando con pequeños relieves de temática variada los espacios entre los dientes. Encontramos danzantes que recuerdan al estilo de la escuela de Agüero, leones rampantes, flores o una escueta representación de una ciudad.

San Andrés de Arroyo. Portada de la iglesia abacial

Villavega de Aguilar. Portada. Aunque no se ve bien, las arquivoltas interiores tienen aspecto similar a la exterior de Arroyo

Villavega de Aguilar. Detalle de las arquivoltas

Villavega de Aguilar. Detalle de las arquivoltas

Por otra parte, las columnas del ábside acaban en gloutons de la misma forma que en Rebolledo de la Torre. Pero el planteamiento de estas columnas es original: en su parte inferior son dobles, y terminan a media altura en capiteles semejantes a los de la iglesia de Villacantid, en Cantabria. En estos capiteles se apoyan columnas simples que terminan en los ya mencionados gloutons.

Rebolledo de la Torre. Glouton

Villavega de Aguilar. Glouton

Villavega de Aguilar. Ábside

Seguramente la ventana absidal también sería un elemento de interés. Desgraciadamente, en un momento en que la estructura amenazó ruina, se juzgó que el lugar más adecuado para situar un contrafuerte era justamente encima de ella. En fin...