lunes, 14 de junio de 2010

LAS PINTURAS DE SAN PEDRO DE ARLANZA. CAPÍTULO PRIMERO

EN EL QUE SE APUNTA A UNA RECONSTRUCCIÓN DE SU ASPECTO ORIGINAL

Aviso: la lectura de este artículo puede ser (¿todavía?) más árida que de costumbre. Esto se debe a que, en el fondo, su objetivo es hacer una sinopsis de la mayor cantidad posible de información sobre las pinturas y su historia. Disculpas de antemano.

Reconstrucción de la sala con las pinturas

Nota: la bóveda no corresponde con la cubierta original, seguramente de madera.

En este post y en el siguiente hablaremos de las pinturas románicas de San Pedro de Arlanza, obra maestra de la pintura tardorrománica castellana y trágico ejemplo de abandono institucional y mercadeo de nuestra historia... pero de momento vamos a dejar esta parte de lado, y centrarnos en el arte en sí.

San Pedro de Arlanza. Ruinas

El monasterio de San Pedro de Arlanza, cuyos orígenes se remontan seguramente al siglo X, fue uno de los monasterios más importantes e históricos de Castilla. Vinculado al conde fundador Fernán González, que se encontraba allí enterrado, su relación con la monarquía castellana fue estrecha durante la Edad Media. En la segunda mitad del siglo XI se emprende la total renovación del edificio en lo que será una de las primeras grandes obras románicas en Castilla.

Las pinturas en cuestión se encontraban en origen ocupando la planta superior de una construcción de dos plantas adosada al claustro, de las que la inferior fue sala capitular. Decoraban seguramente los cuatro muros, aunque el muro oeste se había perdido al sustituirlo por una arquería barroca.

San Pedro de Arlanza. En rojo, la sala de las pinturas

Se trata de unas pinturas poco comunes por su marco y temática profanos; el único conjunto similar en España parece ser el de la sala capitular de Villanueva de Sigena (Huesca). En ambos casos el contexto parece haber sido similar: una sala utilizada por los dignatarios que visitaban el monasterio, favorecido por la nobleza y los reyes; aunque en el caso de Arlanza la falta de datos no permite asegurarlo.

Otra reconstrucción de la disposición de las pinturas en la sala

Las pinturas estaban distribuidas por los tres muros originales conservados en la dependencia. En cada uno de ellos se encuentra un vano central a los lados del cual se distribuyen las escenas principales. Estas están distribuidas en cuatro bandas. La inferior es lisa de color granate; sobre ella se encuentra un friso con escenas y figuras diversas, blancas sobre fondo rojo o azul. Por encima de ella están los paneles principales, de grandes dimensiones; estos muestran, enfrentados a cada lado del vano, un animal cada uno sobre un fondo de decoración vegetal o arquitectónica; son las piezas más vistosas y de mejor calidad. En las enjutas de los arcos se disponen pequeñas figuras, básicamente aves y castillos. Coronándolo todo y uniendo todas las escenas corría un friso con motivos geométricos y vegetales del que apenas quedan restos.

Muro por muro, la decoración se dispone como sigue:

Muro norte. Reconstrucción

Muro norte: se inicia con un fragmento de escena con decoración vegetal, cuya continuación sería destruida por la reforma de la sala en época barroca que abrió tres arcos en el muro oeste. Sigue una puerta rematada con las armas de Castilla, un bonito castillo en oro sobre campo de gules. A continuación, los paneles principales. A la izquierda, una suerte de ave de largo cuello y patas, y bajo ella un friso de aves. El de la derecha no se conserva, aunque en dibujos se recoge un fragmento de ala que podría indicar otra ave similar, mirando en la misma dirección. Entre ambos paneles se hallaba una ventana en arco de medio punto de aspecto tardío apoyado sobre capiteles de decoración difícil de reconocer. Se conserva la pintura de una de las enjutas de esta ventana, con un bicho fantástico.

Muro este. Reconstrucción

Muro este: en el centro de este muro se encontraba el acceso principal a la sala, en forma de arco escarzano con pequeños pájaros en las enjutas de los que se conserva el sur. Lo flanqueaban dos grandes leones afrontados junto a escenas arquitectónicas, la norte de aspecto islámico (o simplemente de tradición mozárabe) y la sur de apariencia románica. El mejor conservado es el sur; el norte está en paradero desconocido. Sólo se ha conservado el friso sur, con figuras de peces.

Muro sur. Reconstrucción

Muro sur: es el que mejor se había conservado. Estaba centrado en torno a una ventana geminada con un castillo pintado entre ambos arcos. Los dos paneles principales se conservan: el izquierdo con un imponente grifo y el derecho con un no menos espectacular dragón. Detrás de ambos, elementos vegetales. El friso inferior es el más variado de todo el conjunto; muestra diversas figuras animales, humanas o fantásticas interactuando en lo que casi parecen representaciones de fábulas, idea reforzada por la antropomorfización de los animales.

Podemos advertir en estas pinturas una distante influencia de la iluminación mozárabe, patente en el tratamiento de los motivos arquitectónicos y, sobre todo, en el empleo de bandas de colores planos como fondo de las figuras. Sin embargo, se encuentran mayores parecidos con las miniaturas de códices muy posteriores. Hay, en particular, similitudes notables con algunas de las miniaturas del Tumbo A de la Catedral de Santiago de Compostela (1) (2), sobre todo en la expresión de los leones con bigotes. Esto las situaría en la transición del Románico al Gótico, lo conocido como "arte 1200". Los autores de la obra, y también de las mencionadas miniaturas, podrían ser de origen británico.

Una crónica de 1563 señala que hacia el año 1138 el maestro Gudesteus o Endestens realizó las pinturas de la sala capitular, así como de iglesia y galerías; en algunos casos se ha asumido que se trataba de estas de las que hablamos. Sin embargo, no parece razonable asignar a estas pinturas una cronología tan temprana, por lo que podemos pensar que la obra de Gudesteo supuso la decoración, ahora desaparecida, de otra dependencia, quizá la planta baja de esta.

Créditos de las reconstrucciones: elaboración propia sobre dibujos de J. Sureda y J. Gudiol y fotografías de autores varios. De la fotografía aérea: elaboración propia sobre SigPAC

15 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Pues será todo lo árida que quieras (que no lo es), pero a mí me encanta y seguiré con interés la serie, que de lo que se trata siempre es de aprender cosas.

Juan Nadie dijo...

Las reconstrucciones, geniales.

Paco Torralba dijo...

Alberto, ¿donde se encuentran los restos de las pinturas?
Buena entrada.
Salu2

delaRosa dijo...

LLegué por casualidad y me alegra haber encontrado tu blog sobre el románico burgalés. Vivo en la provincia y siempre estoy buscando lugares de interés para hacer ruta, seguro que aquí encuentro unas cuantas. Gracias!
Saludos:)

Alberto Calderón dijo...

Juan: Dirás lo que quieras pero hay algunos párrafos que me cuesta leerlos hasta a mí.

Juan: Gracias. Una pena que lo de Harvard sólo esté en blanco y negro

Paco: Eso, para el capítulo segundo... de momento te adelanto que están dispersas por varios sitios, y las que más cerca están, en Barcelona...

delaRosa: ¡Bienvenida! Por aquí ideas para rutas habrá unas cuantas, lo que no hay es mucha frecuencia de actualización, pero espero que con el verano y un poco de disciplina mejore eso...

Anderea dijo...

Alberto, ¡feliz noche vieja y feliz año nuevo!

Alberto Calderón dijo...

Gracias! Lo mismo digo

Alkaest dijo...

Mis felicitaciones por la "restauración".
Al principio, ingénuo de mí, pensé que se trataba de alguna reconstrucción, hecha en una sala del Museo de Burgos, o algo así. ¡Imagínate cómo me has engañado!

Llevo tiempo tras las pista de tales pinturas, sin encontrar nada que me satisfaga... y de pronto me topo con esta magnífica reconstrucción. Algo, que todavía no he visto en libro alguno. Ya podían aprender los "eruditos" y los administradores de museos...

Espero, ansioso, el segundo capítulo.

¿Me permitirás utilizar alguna de tus fotos, para cuando trate el tema del saqueo de Arlanza, en "Picota y Cepo"?

Salud y fraternidad.

Alberto Calderón dijo...

Gracias, gracias... ya será menos...

En realidad lo único que he hecho es combinar dibujos de las pinturas de cuando estaban en su sitio con fotografías de los museos.

Viene bastante información en el libro "El Arte Románico en el Territorio Burgalés" de la Universidad Popular de Burgos, que es donde he encontrado los dibujos. Pero no viene mucho del estado actual, que es lo que he tenido que investigar más.

A ver si ahora me animo a hacer el segundo capítulo, que lleva siglos a medio preparar... Es que estoy un poco vago últimamente...

Salud y fraternidad.

P.S. Por supuesto que estoy encantado de que utilices mis fotos. ¡Faltaría más!

josé luis sáez sáez dijo...

Por si fuera interesante o útil para ti o tus seguidores, he publicado el siguiente blog:
http://plantararboles.blogspot.com
Es una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles de la región y los esquejes que de ellos podemos hacer.
Salud,
José Luis Sáez Sáez

Montacedo dijo...

(soy Montacedo, del blog Tierras de Burgos)

En reconocimiento a tu inestimable labor he querido galardonar tu blog con el premio simbólico Sunshine Award.
Te indico seguidamente sus reglas, tal cual me las han pasado a mí, aunque por lo que a mi respecta puedes hacer lo que creas más oportuno:

1º-agradecérselo a quien te lo ha dado
2º-escribir un post sobre ello
3º-entregarlo tu mismo a 12 blogs que creas que lo merecen, citándolos en la entrada.
4º-mandar un comentario o correo comunicándoselo.

laperdiz dijo...

Magnífico trabajo, gracias Alberto.
Veo con tristeza que el abandono de nuestro legado cultural no es de caracter local si no generalizado.
Hace unas semanas visité Velez Blanco, te recomiendo su visita (aunque no sea románico), y decíamos lo mismo, que pena.

Area Patriniani dijo...

Hola Alberto, me gustaría añadir alguna de tus imágenes de este artículo en mi blog ¿me dás tu permiso?

Alberto Calderón dijo...

Hola, Area.

Usa las imágenes que quieras, con toda tranquilidad. Lo único que te pediría es que por favor citaras la autoría en algún sitio.
Muchas gracias por el interés.

Un saludo,
Alberto

Area Patriniani dijo...

Muchas gracias Alberto.

Cuando haga el artículo y ponga alguna imagen de tu artículo señalare quien es el autor y la dirección del blog.

Por cierto, veo que tienes esto un poco parado, es una pena por que es un blog cojonudo, espero que lo retomes algún día.

Saludos